Relato: Ocurrió sin querer





Relato: Ocurrió sin querer

Hacía ya mas de mes y medio que por falta de tiempo y ocasión
no solo no habia podido


hacer el amor por ausencia de mi pareja, sino que ni siquiera
me habia podido relajar lo suficiente para poder dar rienda suelta a aquellas
"demandas" que en forma de insistentes cosquillas me enviaban mis partes
"bajas", apartándolas de mi mente cada vez que apenas


se me "insinuaba" la llamada de la naturaleza.


Por motivos profesionales, tuve que viajar a una distante
ciudad donde se celebraba un congreso al que estaba obligada a asistir ya que
era yo la única representante de mi colectivo en mi ciudad.


Fui de mala gana, porque si bien me encanta viajar, éste tipo
de eventos suelen ser muy cargados de actividades que hay que llevar a cabo en
un tiempo record con lo que no queda tiempo libre para relajarse, mucho menos
para descansar.


Habia que pasar la noche en aquella ciudad por lo que el
congreso estaba organizado para que el mismo hotel que contenia la sala donde se
celebrarian las reuniones, alojara a los participantes desplazados como yo.


A mi llegada a primeras horas de la mañana, después de dejar
mi equipaje en la habitación habian empezado de inmediato las conferencias sin
más interrupción que un breve "respiro" para un frugal almuerzo que compartí con
varios "colegas" de diferentes ciudades que se afanaron durante todo el
transcurso del mismo en captar mi atención e interés. (Yo era la unica mujer en
la mesa, bueno, y en realidad una de las pocas mujeres asistentes al congreso).


Habia particularmente un "colega" sentado directamente frente
a mí, que aunque al contrario de sus compañeros, (que no paraban de intentar ser
graciosos y simpaticos), prácticamente no abrió la boca en todo el tiempo, no
desaprovechó sin embargo ni una sola ocasión para escrutinar cada milimetro de
mi cuerpo cada vez que pensaba que no le veia.


Me dí cuenta que cada vez que cambiaba la posición de mis
piernas procuraba llegar con su vista más alla de los límites que los bordes de
mi falda le imponían, y cuando al inclinarme sobre la mesa para coger el
aceitero, sus ojos se clavaron en mi escote de tal forma que casí "sentí" que su
mirada me quemaba el pecho.


Era atractivo, alto y creo que al menos 18 o 20 años más
joven que yo, (tengo 45).


Cuando en un momento del almuerzo, nuestras miradas se
encontraron, fijó sus ojos en los mios, y yo, que pensé, "¿Por qué voy a retirar
mi mirada y demostrar a éste atrevido jovencito que me azora?", sostuve mis ojos
fijos en los suyos retadoramente, sentí un escalofrío recorrer mi espalda, y una
familiar sensación de cosquilleo empezó a llegarme a la base del vientre.


Esa mirada era la más explícitamente lujuriosa que habia
visto en unos ojos, y molesta por lo que sin querer habia sentido aparté mis
ojos de los suyos y mis pensamientos de esas sensaciones, que aunque era lógico
que las sintiera por mi forzada abstinencia, me hacían sentirme incomoda y
"culpable".


Después del resto de las sesiones en la sala de congresos,
hubo una cena compartida por todos los asistentes, donde tuve que hacer, enormes
esfuerzos para mantenerme en calma, ya que, mi joven "colega" del almuerzo,
estaba sentado justo frente a mí, y sin decir palabra, pasó la velada buscando
cada oportunidad para cruzar su mirada con la mía, ocasiones que aprovechaba
para lanzar sus apasionados mensajes visuales, que durante el transcurso de la
cena, fueron gradualmente "minando" mi resistencia a sentir sus "efectos" en mí,
de forma que por mucho que intenté mantener mis ojos apartados de los suyos y mi
mente de los deseos que mi cuerpo le transmitían, acabé, contra mi voluntad, con
las braguitas encharcadas y un picor en el coño que exigía le dedicara mi
personal atención.


Con éste pensamiento en la mente y tras terminar el café y
los licores, me dispuse a dirigirme a mi habitación para hacerme una soberana
paja, cuando el "joven" se me acercó y mirándome fijo a los ojos, me rodeó con
su brazo, (ocasión que aprovechó para disimuladamente acariar mi cintura y parte
superior de mi culo), y me pidió que le permitiera invitarme a una última copa
en el "club" del hotel.


No pude resistirme, o quizá no quise. La verdad es que entre
su mirada y su leve roce, estaba temblando como un flan y la sensación era muy
agradable, así que acepté.


El "club" era una sala con bar y musica suave, luz tenue, y
en esos momentos bastante despejado, ya que la mayoría de los congresistas
tenían que madrugar al dia siguiente para regresar a sus ciudades de origen y el
dia habia sido muy duro y largo.


Después de pedir las consumisiones, mi acompañante me pidió
bailar con el una melodía lenta que sonaba en ése momento.


No habiamos hecho más que salir a la pista, cuando rodeándome
con sus brazos, me apretó fuertemente contra él. No me resistí, menos aún cuando
empezé a sentir una enorme dureza entre sus piernas que se apretaba contra mi
pubis y que según se "refregaba" al ritmo de la música contra mi empapado coño,
crecia por momentos en dureza y tamaño. Era increible que su cremallera
resistiera la presión de semejante erección.


No me reprimí más, y entregándome a las placenteras
sensaciones que empezaban a recorrer mis entrañas, me apreté contra su polla,
restregándole con fuerza el coño que rezumaba jugos y empezaba a insinuar un
inminente orgasmo. Aprovechando la oscuridad y que estabamos en un rincón del
local, que estaba casi vacío, prácticamente mas que bailar, "follabamos" y de
pronto, sin darme cuenta, me estaba corriendo suave pero deliciosa y
discretamente. No sé si él se percató de mi explosión de placer, al menos hice
grandes esfuerzos para qemir lo más quedamente posible, y fué al terminar mi
corrida, que la sensatez volvió a mi mente, y aunque me sabia mal "dejarle" en
ese estado, balbuceando, excusas incoherentes de "tener que madrugar", "no
querer hacerle el feo a mi pareja", etc., huí a mi habitación.


Me desnudé por completo y me estiré sobre la cama.


En la oscuridad, lo sucedido antes empezó a pasar por mi
mente como una película, y casi sin darme cuenta mis manos se dirigieron a mi
coño, y al contrario de otras veces, cuando me masturbo que me gusta empezar
acariciándome suavemente toda la vulva, los labios y la entrada de la vagina,
mis dedos indice y corazón fueron directamente al clítoris.


No necesitaba excitarme ni lubricarme, estaba caliente como
una perra en celo, y mis jugos me chorreaban muslos abajo. Empecé con mi
habitual movimiento ritmico circular en torno al clítoris, y según se acercaba
lo que prometia ser un bestial orgasmo, me introduje, primero un dedo de la mano
izquierda en mi coño ávido de ser "llenado", después dos, y acabé con tres dedos
lo más profundamente que pude dentro de mí, todo ello sin dejar de frotarme el
inflamado clítoris cada vez más frenéticamente con la mano derecha.


Cuando me empezaban a llegar las primeras ondas del orgasmo,
oí un leve ruido a la entrada de la habitación, me detuve y allí de pié delante
de mí masturbando su enorme polla, estaba mi "joven admirador", observando
extasiado mi lujuriosa desnudez, (parece ser que yo no habia cerrado bien la
puerta, y al estar con los ojos cerrados visualizando mi "película mental", no
me habia dado cuenta del espectáculo que le habia estado ofreciendo.


Estaba ya demasiado lejos de otra cosa que no fuera dar
riendas sueltas a mi cachondez, así que sacándome los dedos del coño seguí
masturbando mi clítoris suavemente y ni se me ocurrió pararle cuando
desnudándose por completo sin perder detalle de mis movimientos, se puso entre
mis piernas que yo tenía abiertas y sujetándome por las rodillas empezó a frotar
suavemente su bestial dureza por mi raja deteniéndose de vez en cuanto
brevemente en la entrada de mi coño, apretando levemente, manteniendo su cabeza,
presionando alli y retirándose a continuación para seguir con su insistente
friega.


No sé cuanto duró aquello, pero si que desde el momento en
que sentí el abrasador tacto de aquel duro cipote en mi raja, entré en un
continuo orgasmo que sin llegar a "estallar" como una traca final, no cesó en
sus interminables ondas de placer que cada vez iban alcanzando una intensidad
mayor.


Ya no podia más, necesitaba esa polla dentro de mi, así que
acerqué mi mano a aquella dura barra de carne y levantando mi culo acerqué mi
pubis a su brillante y roja cabezota, la dirigí con mi mano y de un fuerte
empujón me la incrusté hasta el fondo en mi coño.


Creo que nunca me había sentido tan llena de polla y mi
reacción fue inmediata, estallé en una corrida que hizo ver luces y destellos
dentro de mi mente, gritando como una posesa temblaba al tiempo que empujaba con
fuerza como si quisiera que se metiera todo él dentro de mí y cuando empecé a
sentir los fuertes chorros de su caliente y abundante corrida en lo más profundo
de mí volví a correrme de una forma tan brutal que creí que mi cerebro, mi
corazón y mi vientre iban a reventar y perdí el conocimiento.


Me desperté a la mañana siguiente cuando sonó el telefono a
la hora que habia pedido a la recepción que me llamaran el día anterior.


Hice mi maleta, y volví a casa.


Esta experiencia quedó en mi mente como un agradable recuerdo
sin secuelas ni consecuencias. Un recuerdo al que recurro como fantasia que
revivo en mi mente con los ojos cerrados cuando alguna vez deseo un "incentivo"
antes de correrme cuando me masturbo, o cuando haciendo el amor con mi pareja,
siento que preciso un "acelerador" para "disparar" o aumentar mis orgasmos. A él
en vuelve loco, verme y oirme correrme con verdadera pasión con lo que al mismo
tiempo le complazco a él. Me encanta ver sus ojos desorbitados y su cara
descompuesta mientra se corre observando mis descontroladas corridas.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Ocurrió sin querer
Leida: 847veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























pajas femeninas xxxporno con violacionesmaduras por dineroa todo gas pornoporno madura y jovencomic porno doraemoncornudos y negrosrelatos cojiendo esposatodp relato erotico caliente cuñadita con gran culoporno gratis con perrosRelatos gays el putito asumidoestriptease pornomanoseadas en el metroporno masturbacion masculinarelato me cogió con su vergotame folle a mi cuñadafollar gallinasviejos con nietasincesto sexo gratisputa travesticulo calleporno tribus africanasrelatos xxxxxfollar a una viejarelatos sexo prohibidomaridos mirandomi esposa se masturbanenas pornorajas peludasrelatos primera vezporno relatos filial incesto mi criada mi madrevecina nudistaabuela follando con su nietoRelatos eroticos oblipue a mi madreporno de hermanocine xxx barcelonaintercambio de matrimonios madurosincesto relatos manoseando mi sobrinacuras folladoresrelato eroticosrekatos pornoporno de matrimoniosdespedida de solteras pornmovil todo relatosrelatos masturbacion femeninavegeta y bulma follandome follo a mi hijorelatos eroticos y pornosmi primera vez con una putamachos maduros follandorelatos primera vezme folle a mi cuñadaprimer anal pornosexo gratis gordafollando ala nietaviejos follando con nietasnegra folladoviejos follando con jobencitascache:SH448AYFdrYJ:avtoobus.ru/relato8239_El-culote-de-mi-prima.html pajas con madurascasada follando con jovenmaduras en bragaspillado follando en la playacuentos eróticos cortosnobita follandovideos porno desvirgacion analRelato porno le mame el culo sudado a mi hijastrarelatos eroticos macizorrasrelatos papa me desvirgo en mi fiesta de cumpleañosporno brasil carnavalnieta xxxhistorias porno españolhombres maduros peludosninas mamandoporno con ancianaporno gratis con enanosvideos porno gay largosporno con enanosdoraemon pornorelatos eriticos